Fedra y Nargaroth en Quito (06 – VIII – 13)

Hijos del Ocultismo Invocan al Averno

Por: Viviana Herrera

@ViviHerreraA

Fotos: Walter Poncho Núñez

“¡Hail Satan!” se escuchaba entre un tumulto donde casi nadie tenía menos de 25 años. La mayoría llevaba cabellos largos, chompas de cuero, pantalones y botas militares. Soltaban gritos desgarradores como rasguños al escuchar las voces guturales, guitarras distorsionadas y una batería ensordecedora. Todo sobre una atmósfera oscura.

«Hail Satan» es una expresión usada por algunos satanistas para mostrar su admiración y fidelidad al señor de las tinieblas. Quienes creen en el backmasking –mensajes ocultos o subliminales– están convencidos de que pueden escuchar aquella frase –Hail Satan– en varias canciones escuchadas al revés.

«Hail Satan» es una expresión usada por algunos satanistas para mostrar su admiración y fidelidad al señor de las tinieblas. (Quienes creen en el backmasking –mensajes ocultos o subliminales– están convencidos de que pueden oír aquella frase –Hail Satan– en varias canciones escuchadas al revés)

Miradas furiosas, puños en alto, ganas de huir, calor, gruñidos y furia se sintieron antes de la presentación de Nargaroth, Black Metal Kriegtero, una leyenda fundada por Ash –antes Kanfult– en 1997.

El Rito

La prueba de sonido de la banda estelar duró media hora, tiempo que aprovecharon los blackeros más ebrios para invocar al mal a propósito de la presencia de los alemanes: “Ash, aaaggghhh. ¡Nargaroth, Nargaroth!” gritaron. Otros tomaron bocados largos de agua de la llave para no pagar un dólar por una botella plástica.

Como si los extranjeros (Nargaroth: cuatro alemanes; y Fedra: cuatro colombianas) hubieran entendido la súplica, las cortinas que cubren el escenario de El Aguijón (lugar del evento) empezaron a ser recogidas por dos hombres, uno a cada lado, con tapones en los oídos que delataban su incomodidad. La adrenalina empezó a adueñarse del lugar, los gritos secos empezaron a ser consecutivos mientras el telón rojo de fondo se tornaba azul.

Levantando la mano derecha con la señal de los cuernos apareció Ash, seguido de Charoon en la guitarra, Mardroem segunda guitarra y Urobor en la batería. Durante una hora, movieron las cabezas de los blackeros con temas como: Das Schwarze Gemälde, del  disco «Herbstleyd»; Far Beyond the Stars (cover de Azhubham Haani); Pisen pro Satana (de Root); The Gates of Eternity (de Moonblood); Possessed by Black Fucking Metal, disco «Geliebte des Regens»; Wenn Regen liebt (Zwiegespräch mit mir); y, Von Scherbengestalten und Regenspaziergang (Vision eines realen Todes) del disco «Black Metal Ist Krieg»

Nargaroth

Fedra

Durante el tiempo que duró la tocada los espectadores que estaban próximos a la tarima no dejaron de rozar puños, brazos y melenas mientras los más recelosos veían a los legendarios alemanes a lo lejos, cerca de la entrada. Otras canciones como Be Dead or Satanic, Satan Industries, Hunting Season del disco «Semper Fidelis»; I Still Know, Artefucked, Vereinsa, Der Satan ist’s. Hate Song, del «Prosatanica Shooting Angels»; y, A Whisper Underneath the Bark of Old Trees del disco «Spectral Visions of Mental Warfare» motivaron a los rockeros a empujarse llegando a comprobar que los músicos sobrepasaban los dos metros de altura.

En medio de improvisaciones, sonidos medievales e himnos alemanes, Ash, con su cara pintada de negro alrededor de los ojos y blanco el resto del rostro, miraba a los asistentes como tratando de encontrar caras conocidas de su primera visita al Ecuador de hace cuatro años. Al finalizar, agradeció a los hijos del averno por la asistencia y por ser este el segundo país de la gira Sur América 2013 y aunque no todos entendieron, aplaudieron. Acto que lo motivó a chocar las manos de los que se encontraban en primera fila, lo que a los rockeros a mis espaladas les pareció “del hijueputas” Nargaroth es una de las bandas más influyentes a nivel mundial en la ola del Black Metal Kriegtero.

Ash, fundador y miembro único en estudio de Nargaroth

Ash, fundador y miembro único en estudio de Nargaroth

Una hora y media antes de que los alemanes pisaran el escenario, Fedra, una banda de Black Metal formada por cuatro mujeres colombianas –que después de su presentación tuvo que permanecer siete días extras en tierras ecuatorianas debido al paro agrario en su país– conversó con No Hay Quien Nos Pare.

Las Demonias Seductoras del Black Metal Read More

Anuncios

La Cruz del Sur en un camino Sin Retorno

‘(Una) profunda perversión moral va unida a un mundo basado esencialmente en la inexistencia del retorno, en ese mundo todo está perdonado de antemano y, por tanto, todo cínicamente permitido’

MILAN KUNDERA

La Insoportable Levedad del Ser

Texto: Luis Fernando Fonseca

@lffonsecal

Foto y video: Southern Cross

Lo de Southern Cross es una caja de música construida con precisión de relojero. Ensamblada desde 2003, cuando pocas bandas entraban a estudio para plasmar sus obras y las demás esperaban, ansiosas, su turno para el redondo en cada concierto, como los que se hacían frente al estadio de Chimbacalle, en la ACJ, uno de los lugares donde se dieron a conocer y fueron forjando sus temas. Una cajita de música en que el cobre se ha convertido en acero. Cuerda que se tensa una sola vez pues no hay retorno.

Si bien no apelan a historias concretas o personajes de leyenda (tan común en ese género) su mensaje deja entrever, junto a su esfuerzo y constancia, una clara intención: afrontar el peso de un sendero de una sola dirección, ¡fatal! pero, a la vez, heroico. Han dicho que sus letras son metafóricas, para que los oyentes, cultores de las sinfonías y el Power Metal, las reinterpreten y se apropien de ellas.

Esta agrupación no solo tomó el nombre de una pieza magistral de Black Sabbath (‘The Sign of the Suthern Cross’ del inmortal disco <<Mob Rules>>) sino que siguió el ejemplo de los ingleses al hacer lo impredecible: un disco sin concesiones, que innova en la melodía y lírica el estilo en que se los puede –siempre con dificultad– encasillar. Tampoco es casualidad la fuerza con que empiezan para dar cuenta, sin pretensiones, de sus acordes más sinfónicos. Composiciones de Wilmer Raura que encajaron a la perfección con el violín del maestro Tadashi Maeda en una proeza épica que varios afortunados pudieron apreciar en un abarrotado teatro México.

Read More

Más allá del Concierto

La pasión metalera va más allá del show

Texto y foto: Francisco Moreno

@karlospanchoSDQ

La noche del jueves, 26 de abril, Ronnie se quedó en casa al cuidado de su abuela paterna. El pequeño, que está próximo a cumplir nueve meses de edad, lleva ese nombre en honor a Ronnie James Dio, el roquero británico que murió en 2010.

El padre del infante, Ronald Sarango, junto con su esposa Gabriela llegaron esa noche al concierto de Destruction y Obituary en el Teleférico de Quito cuando la segunda banda de estas dos empezaba su presentación. Para cuando entraron las dos agrupaciones locales, Ente y Chancro Duro, ya habían terminado su recital. Venían los estadounidenses Obituary con su estilo Death Metal.

El Thrash de los alemanes Destruction es de la música favorita de Sarango, quien ha esperado más de 15 años por estar en un show de esta agrupación. Esta pareja de esposos es roquera y prefiere no tener mucha exposición frente a las cámaras, “hablemos lo que sea, pero sin fotos”

El nombre de su hijo es una de las pocas muestras del fanatismo que ambos tienen por algunas estrellas del Metal mundial. Además, están dispuestos a hacer viajes para ver a sus grupos favoritos. Así sucedió en Semana Santa, en esas fechas ellos viajaron 15 horas en bus hasta Cali, Colombia, para ver a otros legendarios del Metal. Allá se presentaba Desaster, agrupación alemana de Black Thrash Metal. Los padres de Ronnie a ese show llevaron una bandera ecuatoriana en la que él pintó el nombre del país con las letras clásicas del nombre de esta banda. —Fue increíble, debes ver las fotos que hicimos—dice. Read More

Roger Hodgson en Quito (10-IV-12)

Como en sus mejores años

Hay cuatro cosas que no vuelven más: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasado y la interpretación apasionada de un envejecido Roger Hodgson, el martes, en el ombligo del mundo. Sí, Roger Hodgson, ese que en la Ágora de la Casa de la Cultura no solo fue un cantante, sino un contador. Un contador de historias, inherentes en mayor grado, a aquella generación del acetato que no ha podido olvidar una época en la que grupos como Supertramp cambiaron la forma de hacer Rock. Años de los que solo quedan canciones y una nostalgia que se visualizó en el emotivo espectáculo. Aquí salir ileso después de las tres horas de repertorio sería un reto.

Por: Johanna Cedeño

joha_cedeno@hotmail.com

Vestido con chaqueta crema, camisa blanca y pantalón negro, ingresó al escenario. Un espacio minimalista en el que la decoración estaba compuesta por cuatro árboles de ficus en miniatura y una luz en contrapicado que se reflejaba en ellos, dándoles un verdor surrealista. Equilibrando la escena, en el centro había un piano negro de salón, a la izquierda se encontraba la batería y un instrumentista que usó saxofón, flauta, clarinete y hasta onomatopeyas de burbujas que se reventaban, impregnando de un fuerte colorido al show. Read More

‘Ataque Extremo’ desde Quito

‘Sacerdotes del Infierno’

Hablar de Thrash Metal en el Ecuador es recordar las brutales actuaciones de Kreator, Sodom, Exodus, Mortal Sin, MegadetH y TestamenT. Lo digo porque en este estilo –que parecía gozar de la preferencia de una mayoría– las propuestas nacionales han sido escazas aunque representativas (Blaze, Demolición, Profecía, Narcosis…) Es que una de las vetas más honestas y fuertes del Metal no necesita del clamor inocuo que despiertan las banditas de moda para subsistir. El hambre incontenible de rapidez hace insoportable la espera de más referentes en una época que es testigo del resurgimiento de este ochentero sonido pero, contra malos augurios, surge una agrupación nacional que sigue el legado thrasher en toda regla.

Por: Luis Fernando Fonseca

@lffonsecal

A pesar de no haberlos visto en directo, llegaron a mis oídos sus acordes obligándome a destapar el baúl de los viejos discos y casetes en busca de aquella fuerza que impusieran en el underground los Mötorhead, Diamond Head y el resto de la Nueva Ola del Heavy Metal Británico. La raíz alcanza el bajo de Patricio Viveros, quien comanda Extreme Attack con una voz que parece agudizar el eco de unos Atrophy muy acelerados. Súmense a eso las seis cuerdas que desgarra Renata Pacheco produciendo sensaciones comparables a las que provoca escuchar a Nuclear Assault o Artillery (y yo creía que ninguna mujer se atrevería a subir a un escenario Thrash luego de la violenta impronta de Sabina Classen). Por último, está la pegada de Andree Aguilar en una batería que refuerza su marca exigiendo un doble bombo para completar la tralla.

La banda –que habría llegado a más gente de no ser por el declive del festival de fin de año en la Concha Acústica– venía de presentarse en Colombia en el Warriors of Metal de Popayán… era el momento preciso para presenciar su despliegue sobre las tablas.

‘Asesino(s)’

La cita se dio el viernes pasado, un recital en el que The Grief presentaban el disco «Arise from Hell», que los llevó a integrar la compilación «Endless Massacre IV» de la compañía brasileña Violent Records junto a bandas que van desde el Thrash al Black Metal pasando por el Doom y el Grindcore. El cartel daba una muestra de los variados matices que componían esta producción internacional: Extreme Attack, Al Azif, Gorgonia y The Grief. Read More

WILD – ‘Nueva Orden’: huella tricolor en Europa

Llegó a mis manos un trabajo que se veía venir dado el esfuerzo de los músicos que sustentan la banda más salvaje de España: WilD. Su ‘Nueva Orden’ impresiona desde la portada.

Hecho por el no menos salvaje Edward J. Repka –forjador de la imagen del Thrash Metal– el arte de tapa irrumpe con el estático rugido de un hombre lobo. Enardecido por una luna llena desgarra su chompa de cuero mostrándonos el emblema del disco: un triángulo que encierra un ojo omnisciente. Es <<La Nueva Orden>>. (Notable la marca del diseñador que le diera color a Vic Rattelhead, basado en la primitiva idea de Mustaine, para MegadetH).

Grabada, mezclada y masterizada en Madrid a inicios de 2011 esta obra, fiel al legado ochentero que inmortalizó al Heavy Metal, encierra una historia compleja que encontró terreno fértil en la mente de quien le dio voz al redondo, el quiteño Javier Endara.

Por: Luis Fernando Fonseca

El relato, al parecer inconcluso, inicia cuando un poderoso banquero neoyorquino comanda una secta secreta que busca establecer un nuevo orden mundial. Han de intentarlo a través de la manipulación genética y el esoterismo. En este apocalíptico contexto el personaje principal es ‘Condenado’ cuando la hermandad que dirigía lo convierte en una criatura sin voluntad.

En busca de ayuda el protagonista acudirá en contra de los principios de su agrupación. La iglesia tratará de rescatarlo a cambio de información que hasta hace poco le era negada. Encuentran la raíz de sus desgracias en el pasado y, sin perder oportunidad de conocer los orígenes de la secta, practican un rito que culminará si nuestro amigo ‘Arde en la Hoguera’

En medio de la confusión un misterioso ex compañero suyo tratará de acabar con la amenaza que se ciñe en contra de la siniestra organización. Con la humanidad sumida en el riesgo nos queda saber si seguirá latente ‘La Nueva Orden’ que se han propuesto imponer estos seres malditos…

 Tema a tema Read More