El oscuro carisma de Cavalera Conspiracy llegó a Quito


La agresividad musical de los brasileños disipó la lluvia, los rayos y doce grados de temperatura. El concierto pudo ser el mejor de su última gira.

Por: Luis Fernando Fonseca

@lffonsecal

El carisma es una característica humana difícil de explicar. No hay una receta o manual para tenerlo. Es algo que se da de forma espontánea y que te hace voltear a ver a quien lo posee apenas entra a un lugar, como si te imantara a su presencia. El carisma es algo inexplicable que caracteriza a gente como a Max Cavalera que, con su peinado rastafari y su poblada barba, no dejó indiferentes a los mil espectadores que fueron a ver a su grupo en la capital, el viernes pasado.

Cavalera-Conspiracy (impreso)

Conspiração brasileira

Esa noche, los colores de la bandera brasileña destacaron en la Plaza de toros Belmonte. El cielo azul de Rio de Janeiro, con la frase Ordem e progresso en medio, se mostró sobre un amplificador a la izquierda del escenario, y en la guitarra de solo cuatro cuerdas que la marca ESP patentó para Max. El colorido modelo del instrumento auriverde –que su dueño alternó con una B.C. Rich Warlock en determinadas canciones– contrastaba con las notas graves y de una extrema saturación que caracterizan al grupo Cavalera Conspiracy.

Aunque Brasil es una nación en la que la habilidad en las piernas de Pelé, junto a los cuerpos esculturales de las danzarinas del carnaval de Rio, o, el sol playero de Copacabana suelen preceder a la inocultable miseria de sus favelas en el imaginario mundial, el mayor de los hermanos Cavalera labró un nicho en la música cantando contra la represión y las injusticias de su país, del que un día llegó a decir que “su gente le tiene mucho más miedo a la policía que al demonio”

La auriverde es la insignia que identifica al guitarrista rítmico y al baterista Iggor Cavalera desde hace tres décadas, cuando empezaron a hacerse un lugar en la historia del thrash / death metal gracias a Sepultura, la banda sudamericana más conocida en el planeta. Con estos antecedentes, para muchos quiteños era más que un sueño cumplido el poder ver a estos hermanos sobre un escenario. La lluvia de ese día, que incluyó rayos estruendosos, no los desanimó y más de mil personas fueron a la plaza enclavada en el centro de la capital para ver a los héroes con cuya música extrema habían crecido.

El concierto empezó a las 20:45, cuando el grupo costeño de thrash metal llamado 333 subió al escenario. Su presentación fue anómala porque habían tocado un tema a las 20:00, inmediatamente después de la prueba de sonido, y porque el repertorio que prepararon no pudo completarse dadas las exigencias de los organizadores que los limitaron a estar media hora sobre las tablas pese al apoyo de un nutrido grupo de asistentes.

Cuando 333 dejó el escenario, luego de presentar el disco Ritual que estaba incluido en la compra de la entrada, su bajista, Miguel Patiño, dijo en tono irónico que “esto solo pasa en Ecuador” mientras el telón que cubría la gran batería de Iggor Cavalera la dejaba visible ante los asistentes. Patiño está convencido de que el esfuerzo que los músicos nacionales invierten en sus composiciones tiene que sobrepasar como obstáculos las condiciones de los promotores que no permiten que destaquen. “Es como si a la selección nacional le lesionaran a un delantero para ver lo bien que juega Messi” dijo después del concierto.

A las 21:30, Marc Rizzo, guitarrista principal, y Johny Chow, bajista de la banda estelar, empezaron a mostrar que son los mejores cómplices en la conspiración que los hermanos brasileños han tejido desde 2008 para encantar a sus seguidores con metal pesado. Temas como Inflikted, Warlord, Sanctuary, Babylonean Pandemónium, Killing Inside y Bonzai Kamikaze dieron cuenta de la dureza de Cavalera Conspiracy. Pero la lluvia no hubiera menguado sus efectos sin el guiño que estos cuatro músicos le hicieron a Sepultura al ejecutar clásicos como Beneth the Remains, Desparate Cry, Arise, Refuse Resist, Territory, Inner Self y Roots. Piezas que muchos anhelaban ver desde hace décadas.

El tema Wasting Away, de Nailbomb, el grupo que Max fundó junto al músico Alex Newport le puso un tinte de metal industrial a la noche. Es que el hombre del carisma inexplicable es un explorador incansable de sonidos que han hecho historia. Tonadas tribales, autóctonas de la Amazonía brasileña recorrieron el mundo desde que él las incorporó al disco Roots (1996) de Sepultura, y en los once álbumes que compuso junto a la banda Soufly, de la cual solo estuvo presente una leyenda en la bandera que un fanático hacía flamear sobre la arena.

Iggor, el responsable de una batería que no solo se acopla a las exigencias artísticas de su hermano, sino que tiene un papel protagónico en cada canción, también hizo gala de su puesta en escena. Una amalgama que va más allá de la música: agresividad sonora en la que los matices de la voz gutural apenas se despliegan para completar una descarga que forma remolinos de puños y cabeceos frente al escenario.

20140919_225420

La noche del viernes, las expectativas de los seguidores de los hermanos Cavalera fueron seducidas por el fragmento que ejecutaron del tema Orgasmatron, de Motörhead, en una versión acelerada. Era el fin de una extensa gira sobre la cual Gloria, la mánager y esposa de Max, dijo antes de marcharse que no pudo haber terminado de forma más satisfactoria pues este fue el mejor concierto de la ruta que trazaron.

La despedida incluyó saludos en español, como para dejar en claro que a los brasileños les resulta fácil comprender la matriz idiomática de esta lengua, tanto como a los asistentes les resulta placentero sumergirse en las ondas sonoras del metal, un idioma universal//.

Publicado en: Diario El Telégrafo.

Revisar también: La histórica conspiración de los hermanos Cavalera escribe un capítulo en Quito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s