Un Tributo a Erzsébet Báthory, la Condesa Sangrienta


«Nosotros tenemos una herencia de sangre y Black Metal.

Una herencia de los dioses que venimos a compartir con ustedes»

Gusthav

Guitarrista y vocalista de Mysteriis

Por: Viviana Herrera, @ViviHerreraA

Fotos: Viviana Herrera, Fabián Ruiz.

Mysteriis4

El culto en lugares ocultos

Guayllabamba es un pueblo al noroccidente de la capital conocido por el zoológico y su comida típica. Un valle seco que luce tranquilo pese a que en unas de las bancas del parque central, cuatro amigos se han reunido para festejar el fin de semana con unas copas demás. Quizás el árbol de Navidad débilmente adornado que se ubica en el centro del parque –encima de la pileta– les recordó que su suerte es como la decoración —sin luz, atracciones ni regalos, con lazos de papel brillante elaborados al apuro… entonces vale la pena brindar por una felicidad inexistente.

Un camino angosto con adoquines de colores y pinos pequeños conduce a una calle desolada donde un grupo pequeño de melenudos nos anuncia que ahí está el bar Dark Silence. Desde afuera, se ve la puerta de ingreso principal cerrada, por lo que para ver el concierto se debe pasar por un costado de la infraestructura de cemento, la misma que tiene una cerca de palos que la separa de un terreno. Esto nos remonta a los primeros conciertos de Rock que se realizaban en la capital, en lugares alejados y poco agraciados, casi clandestinos.

Adentro del bar –un cuarto oscuro por las paredes pintadas de negro y una luz mortecina– se pueden apreciar logos y letras blancas de bandas representativas del género negro. La estética del sitio tiene un sentido profundo —este tipo de lugares demuestran el lado oscuro de la vida, del pensamiento y una aberración ante la religión. Como bien dijo Burzum: «el mundo necesita oscuridad porque el exceso de luz no nos ilumina ni nos abriga sino que nos ciega y nos abraza»

Antes de la banda estelar, la banda Arutam (Espíritu de la Selva para los kichwas) llama a los ancestros andinos a compartir esta fiesta. “Arutam es el espíritu que nunca pudo ser conquistado por los españoles. Ahí está la esencia de la vida, ahí está la esencia de nosotros; podemos ser mestizos pero pertenecemos a la tierra” dice Alex Portilla, su vocalista y guitarrista.

Las montañas, lagos, cascadas y el viento han sido testigos del surgir de la agrupación tulcaneña dedicada al Yana Metal (Metal Negro) Músicos que se han convertido en “una energía sin raza” en la que también están presentes el cuidado de la naturaleza, la lucha por combatir la injusticia social y el abuso de poder.

La identidad de Arutam rebasa los límites establecidos por los Estados. Quienes le rinden culto consideran que hay algo más importante que señalar un país de procedencia en un mapa. Para ellos el reencontrarse con uno mismo es lo primordial: “Más que una banda somos humanos que nos relacionamos con el arte, no es cuestión de formar una banda sino involucrarnos” dice Dayuma –nombre waorani de la primera mujer traductora de los colonos–, segunda voz del grupo que se ha apostado en las gradas del bar Dark Silence para contarnos sus principios.

Sus vivencias, el Inti (Sol), la Killa (Luna), los cucos (fantasmas), los tatitas (sabios), y lugares como Guaca –sitio encantado, rodeado de mitos y sorpresas de donde proviene la única mujer del grupo– son la base mágica para crear nuevas letras y acordes. De esas tierras ocultas proviene una inspiración natural que lleva a que su música trascienda. Pero ser mujer y estar involucrada con el Metal tiene sus dificultades. Dayuma confiesa que al inicio fue difícil, sin embargo se ha logrado acoplar y las barreras han sido vencidas. “Siempre nos ha tocado pelear pero gracias a la gente con la que me he topado he podido ser libre, manifestarme y expresarme”

El grupo Arutam planifica sus presentaciones de acuerdo a las invitaciones de sus seguidores. Para este 2014 es posible que visiten la ciudad de Medellín, en Colombia. Lo que ha mantenido a la banda con un reducido pero bien aferrado público es que “no hacemos covers ni imitamos a nadie, como todos, somos seres únicos”

La convivencia y el acercamiento con los pueblos cercanos a Ibarra, Otavalo, Cotacachi, Guaca, Carchi han logrado que los integrantes del Espíritu de la Selva practiquen la lengua kichwa. Además, el Gobierno ecuatoriano, el 25 de julio de 1998, declaró a la lengua kichwa como idioma oficial para la relación intercultural por medio de la Asamblea Constituyente, propuesta que, en palabras de Dayuma, “dejará atrás la marginación” tanto de la lengua como de las comunidades en donde su cultura sigue intacta.

Creencias

Algunas bandas de Metal Extremo prefieren pasar desapercibidas y muchas de ellas no han sido conocidas más allá del círculo de sus amigos, ciudad natal o país ya que esta música es sagrada. Los conciertos de Metal Extremo son exclusivos —poca gente, un ambiente oscuro –de ultratumba–, rostros pálidos, cabellos largos, ropa negra –muy pocos son los que llevan una camiseta de su banda favorita–, botas punta de acero con las vastas dentro, cadenas, púas y spikes en pulseras y correas de cuero. Miradas furiosas y un caminar que a cada paso grita “apártense o morirán” Movimientos individuales de cabeza –a diferencia del resto del Rock, este grupo no moshea, solo cabecea denotando que este género es cosa seria–.

Ante este tipo de expresiones, Alex Portilla, vocalista y guitarrista de Arutam, cree que “la idea no es lucrar, ni comercializarnos sino transmitir, compartir”

Algunos blackeros consideran que mientras menos sean en número, mejor será el ritual. Los espacios son reducidos: bares, casas, garajes, patios que albergan de 30 a 100 personas reunidas para la invocación de lo ancestral. No es necesario contratar coliseos o estadios aunque también se han hecho conciertos con un número considerable de asistentes cuando han venido agrupaciones representativas del género.

* * *

Una de las bandas rompe cerebros en la noche de Mysteriis fue Anent, cultores del Pagano Metal Negro. Su nombre proviene de una voz shuar que significa canto ritual pagano. Ideológicamente están influenciados por escritores relacionados con la magia, el ocultismo y el paganismo. Pese a su trayectoria, Anent no ha visitado otros países a pesar de que han tenido ofertas. No tienen apuro en cruzar las fronteras así que prefieren seguir influyendo en metaleros ecuatorianos, dice Roberto, vocalista y guitarrista.

Los amantes del género negro no buscan globalizarse pero sí darse a conocer en un pequeño pero fiel sector del Metal. Es “una misma ideología… nada de movimientos” sentencia Roberto. La inspiración de Anent no se basa en el entorno sino en lo universal. “Hubiera nacido aquí o en la China, el ser humano es la misma esencia”

Respecto a si estas bandas quieren darse a conocer de forma masiva dirá: “lo underground no es parte de la comunidad blackera, al contrario, si fuéramos underground, nadie nos escucharía. Este es un medio mucho más cerrado que evade lo underground” Algunas bandas de Brutal Death Metal, Black Metal y Gore, prefieren mantenerse casi en el anonimato. Las bandas eligen a su público con la intención de evitar ser vistas como un objeto de comercio por las grandes empresas.

anent 3

En 2013, la mayoría de bandas que giraron por el país lo hicieron desde Colombia. Consideradas de verdadero culto por los organizadores y asistentes, son agrupaciones que tienen varios años en escena a pesar de no haber recorrido muchos lugares. En cuanto a las bandas ecuatorianas, pocas van a países vecinos. De eso conversamos con Legum Gul, responsable de traer a Mysteriis –después de un año de gestión–. Él considera que las bandas nacionales no se toman muy en serio el compromiso de viajar a otros países por lo que se desintegran con el tiempo. Sin embargo, Legum le apuesta a sacar adelante la escena Black Metal.

La adicción a la eterna juventud

“Erzsébet Báthory permanece olvidada en una tumba oscura. Su condena fue el encierro eterno en un castillo” cuenta Gusthav, vocalista y guitarrista de Mysteriis. Sus gritos desgarradores, los acordes distorsionados de su guitarra y el redoble de la batería narran musicalmente cada intento de La dama de hierro por escapar de su castigo.

Mysteriis

El anhelo de belleza, juventud y dominio llevó a Erzsébet Báthory –joven pelirroja que pertenecía a una de las familias más adineradas de Hungría– a matar a jóvenes y niñas, lo que también la convirtió en la asesina más célebre de su época.

Después de la muerte de su esposo, Caballero Negro de Hungría, la Condesa Erzsébet es acusada de practicar magia roja –más conocida como brujería–. En el castillo donde vivía la pareja, hallaron numerosos cadáveres de muchachas que habían sido torturadas y desangradas. Así se forjó la leyenda según la cual Erzsébet Báthory fue una asesina serial obsesionada con la belleza —utilizaba la sangre de sus jóvenes sirvientas o de niñas de clase media para mantenerse joven en una época donde la edad promedio de las mujeres no sobrepasaba el medio siglo.

Este oscuro ritual convertido en pasatiempo, hizo que la Condesa también conocida como la Dama de Hierro ostente el récord Guinness de la mujer con más asesinatos en la historia de la humanidad. —Es la responsable de 630 muertes por tener entre sus juegos masoquistas un sarcófago en forma de mujer que, en su interior, tenía afilados pinchos que se incrustaban en el cuerpo. Una popular forma de tortura en la Edad Media que también fue el origen de una película y, a su vez, del nombre de la banda británica Iron Maiden.

La obsesión de la Condesa inició cuando vio a una anciana y se burló de ella en un pueblo del medioevo. La anciana la maldijo diciéndole que envejecería a edad muy temprana, comentario que la joven mujer no tomo muy en serio.

Un día, Erzsébet le rompió la nariz de una cachetada a una de sus sirvientas, la sangre salpicó su piel y se dio cuenta que el rastro del líquido rojo borraba sus arrugas. (Fenómeno increíble originado en las creencias del canibalismo en que se asegura que la sangre humana prolonga la juventud) A partir de este aparente descubrimiento, la Condesa decide asesinar a cuanta mujer joven se cruce en su camino para aprovecharse de la frescura de su sangre.

Después de cercenar a sus víctimas, Erzsébet se bañaba con la sangre, se la untaba y bebía. A esto se suma su gusto especial por quemar los genitales de sus siervas, morder sus pezones, mejillas y hombros. Pero no actuaba sola. Cuando se descubrió la atroz historia que envolvía al castillo de Čachtice, el mayordomo Juan Ujváry fue condenado a la guillotina y a la hoguera luego de haber aceptado que en su presencia se había asesinado a cerca de 37 mujeres de entre 11 y 26 años. A las brujas Dorotea, Helena y Piroska, que también fueron cómplices, les arrancaron los dedos y las quemaron vivas. Erzsi Majorova, una burguesa acusada de cooperación, también fue ejecutada. Y Katryna, una adolescente de 14 años –la más joven– sobrevivió después de recibir el castigo de 100 latigazos.

A diferencia de su mayordomo, otro cómplice y encubridor de sus fechorías, Erzsébet se salvó de ser decapitada y quemada por pertenecer a la nobleza. Su condena fue el encierro en una de las mazmorras de su castillo. Sus verdugos también mandaron a tapar puertas y ventanas grandes dejando libre una ventanita enrejada para comunicarse con ella. Después de cuatro años de no ver el mundo exterior, la dama de hierro murió boca abajo –no se conoce la razón por la que la condesa falleció de esta manera pero se supone que fue por un ataque cardiaco–, 22 días luego de dictar su testamento. Por su mal comportamiento, el pueblo de Čachtice no permitió su entierro en el lugar así que su cadáver terminó sepultado en el pueblo de Ecsed, al noreste de Hungría.

La leyenda de Bathory, inspiración para la eternidad

La expectativa de cerca de 40 personas que visitaron Guayllabamba, el pasado 13 de diciembre de 2013, se concentraba en dos hombres que provenían de tierras extranjeras. A pesar de llevar 15 años de formación, era la primera vez que Mysteriis, Black Metal Medieval, dejaba su natal Medellín. Ecuador fue el primer país que recibió a los “hijos de Bathory” Por otra parte, Ipiales fue la primera ciudad fuera de Antioquia en ver a Mysteriis a escala nacional aparte de su natal Medallo. Esto se debe a que la banda paró durante 10 años (1998-2007) debido a los cambios constantes de su alineación.

Mysteriis3

Para quienes la habitan, Medellín es una ciudad “un poco extraña” debido a que, hasta hace una década, los metaleros eran discriminados por la familia, la iglesia y la sociedad. No había estudios de grabación ni espacios adecuados para ensayos y conciertos. En la actualidad, esto ha cambiado y existe mayor acogida, sin embargo “hay algo contraproducente: la escena no está muy bien. Hay un toque y muchos no asisten a los conciertos, van solo a los parches de los más amigos. Hay menos apoyo” comenta un desilusionado Gusthav, líder de Mysteriis.

A pesar de una década de estar separados, los músicos consideran que el recibimiento en las dos ciudades que visitaron –una colombiana y una ecuatoriana– ha sido sorpresivo y gratificante. Verónica contribuye con la voz femenina de esta banda, lo que le da el tono adecuado a la interpretación de sus canciones, pero no pudo asistir a la tocada en Ecuador por asuntos personales.

Medellín está a 1.600 metros de altura y Quito a 2.800, diferencia que dejó agotados a los artistas. El viaje que muchos músicos provenientes de Colombia deben realizar para poder llegar a su público bordea varias horas, un día entero o más; sin embargo, la altura y el cansancio no fue obstáculo para Gusthav y Ferath recorrieran, desde el jueves 12 de diciembre, la carretera de Medellín a Cali, de donde tomaron un bus con rumbo a Ipiales adonde llegaron a las 21:00. La jornada termino a la 01:00, después de tocar, comer, visitar lugares y beber un poco. Seis horas más tarde emprendieron el viaje hacia Ecuador.

* * *

Ya en el escenario –que habían ocupado Arutam y Anent– y después de invocar al espíritu de la Condesa Sangrienta, los colombianos debieron regresar a la tarima debido a la presión del público. Después de beber una cerveza y agarrar fuerzas, siguió el show con el que pusieron a cabecear a los blackeros que llegaron a Guayllabamba desde Ibarra, Sangolquí, Calderón y Quito. Este tipo de presión es “un desafío porque debemos dar lo mejor” manifestó el baterista Ferath.

Sus influencias musicales son bandas de Grecia y Noruega; la Luna, los bosques, la magia, ninfas, elfos y demás seres mitológicos que predominan en cada uno de sus temas. Pero lo que realmente identifica a estos antioqueños es el amor, respeto y admiración por Erzsébet Báthory y su obsesión por la sangre joven que los hará eternos//.

Anuncios

One comment

  1. davidnikolalde · abril 16, 2014

    El último concert black al que acudí fue en 2007 o 2008, si no me equivoco; entre las bandas que acudieron estaban los Hercólobus de Riobamba e Incarnatus de Guayaquil. El escenario fue un salón de actos de Chimbacalle. Un desconocido nos ofreció una biela a mi amigo y a mí. Desde entonces no he vuelto a presenciar un buen show de black o pagan metal. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s